POEMAS Y MÚSICA

Libro: Ultimas oportunidades

1.000 VISITAS

http://www.nochesdediciembre.wordpress.com

Alcanza las 1.000 VISITAS

En poco más de cuatro meses el blog ha llegado a las 1.000 visitas.

Gracias a todos los que visitáis este blog cada vez que se publica algo y a los que deciden visitarlo casi todos los días. Nunca pensé que lo que escribía podría gustarle a tanta gente, pero desde la creación de este blog me he dado cuenta de que si.

MUCHAS GRACIAS A TODOS.

Autor: Ant. V.

@NDDiciembre

DESPISTAOS – GRACIAS


CAPÍTULO 4: UNA TARDE DE MÚSICA UN TANTO ESPECIAL

Llevo investigando desde hace una semana quien era el chico aquel que estaba con mi vecina. Se llama Rodrigo y es un de un pueblo cercano por lo que tampoco he podido averiguar mucho de él, solo sé que trabaja y que es el típico chico estilo al protagonista de la película tres metros sobre el cielo.

Desde que se como es el chico pienso que la he perdido para siempre y mas después de que ella se enterara de que estaba preguntando a la gente si sabían quien era el que la acompaña muchas veces desde el instituto a su casa.

Recuerdo muy bien como ayer Irene que así es como se llama mi vecina me grito desde bien lejos para que me parara. El encuentro no fue como yo me lo fuera esperado, ella corriendo hacia mí y justo al llegar que me fuera dicho no puedo vivir sin ti y que me besara, pero la verdad no fue así, nada más llegar me dijo que cual era el  interés que tenía yo en saber quién era el que la acompañaba todos los días. Preferí contestarle algo medianamente sincero, no era plan de crear historias, le dije que el preguntar por él era porque yo me preocupaba por ella, que era mi vecina y no quería que le pasara nada malo porque la conocía de verla constantemente en la calle o a través de nuestros patios.

Después de aquella charla y miles de preguntas que prefiero no recordarlas todas porque solo de pensarlas me deprimo, decidí coger y no llegar a casa hasta bien entrada la noche. Llame a mis amigos y solo uno se decidió a estar todo el día por ahí intentado hacer un poco el loco para no acordarme de nada, por lo que al final conseguí llegar a casa lo suficientemente cansado como para nada más caer en la cama dormirme.

Hoy al levantarme me tope con la realidad y si fuera poco era sábado. No sabía que podría hacer para estar entretenido y entonces fue cuando vi mi guitarra, llevaba desde verano sin tocarla, sin ver las palabras tan chulas que me dedicaron en ella mis amigos cuando me la regalaron por mi cumpleaños.

Toda la tarde estuve tocándola y cantando canciones de Antonio Orozco, principalmente “estoy hecho de pedacitos de ti” me recuerda a Irene. Sigo pensando que somos iguales y que yo estoy hecho de pedacitos de ella, de su voz, de su andar, definitivamente de todo.

El caso es que en uno de esos momentos en los que estaba cantando ha aparecido Irene en mi dormitorio, yo me he quedado que no sabía que decir. Antes de que yo pudiera decir alguna palabra, ella me ha soltado que llevaba toda la tarde pegada a la pared escuchando como cantaba y que no tenía ni idea de lo bien que lo hacía, que si se podía quedar un rato escuchándome sentada delante de mí.

Ha estado hasta la hora de cenar escuchándome, aunque la verdad de la vergüenza que tenia he desafinado mucho y no sé bien si realmente me ha escuchado o ha hecho como que lo hacía, al final yo no sabía que preguntarle por lo que se ha ido con un buenas noches espero escucharte más veces.

Mañana es domingo y seguro que afronto el día con muchos mas ánimos.

Autor: Ant. V.

@NDDiciembre

ANTONIO OROZCO Y ALEJANDRO FERNANDEZ – ESTOY HECHO DE PEDACITOS DE TI


CAPÍTULO 3: PRIMER DÍA DIFERENTE

Ha pasado un mes desde que llegara el otoño y no había pasado nada interesante hasta hoy. Lo que me ha pasado esta mañana me ha hecho ver las estrellas y no estoy siendo exagerado. Ya veréis cuando os lo cuente todo.

Estaba como todas las mañanas con los amigos en el recreo cuando de repente paso un grupo de chicas por nuestro lado, una de ellas paso su mano por mi brazo con una lentitud y suavidad que no tenía nada que ver con el ritmo que llevaban andando. El caso es que tal era el sueño que tenia encima que ni me di cuenta que quien me hizo eso era mi vecina y de no ser por mis amigos que me dijeron que era ella, yo a estas horas estaría calentándome la cabeza pensando en quien podría ser.

No sé ni cómo he llegado a mi casa, de lo feliz que estaba me iba tropezando con todo mientras cantaba canciones que yo creo que ni existían pero que me sonaban todas a relaciones y a historias de amor. Al llegar a casa estuve a punto de quedarme en la calle porque no me acordaba de donde había metido la llave, no sabía si estaba en la mochila, en el bolsillo de mi pantalón o en la cartera en el lado donde suelen ir los billetes y es que aún seguía en las nubes saltándolas como un loco de una en una sin caerme de la seguridad que tenía en mí mismo.

Conseguí entrar en mi casa,  la llave no estaba en ningún lado de los que yo pensaba que podría estar pero mejor no diré donde estaba. Mi madre no me había hecho la comida,  pues ella siempre me dice que me enseñe a cocinar para que el día de mañana tenga bien contenta a mi chica, así que como estaba en las nubes no me iba hacer un plato muy complicado por lo que decidí entonces hacerme un bocadillo. Mientras me lo comía no puse la tele, preferí dejar mi mirada fija en un punto y empezar a imaginarme a ella y a mi juntos.

Después de comer llegaba el peor momento, como ponerme con todos los ejercicios que tenía que hacer para el día siguiente y que no me importaban nada. Yo solo quería entrar en mi cama, cerrar los ojos y soñar con ella hasta que llegara la mañana siguiente para salir y esperarla en su puerta para irnos juntos al instituto.

Finalmente elegí meterme en la cama pero no dure mucho, llego mi madre y me levanto preguntándome que hacia metido en la cama, que vergüenza me tendría que dar estar yo metido en la cama mientras que en la calle estaba mi vecina sentada en el banco con un chico que parecía algo mayor que ella y que en la acera tenía una moto aparcada. Me levante corriendo y mire por la ventana, y si, allí estaban los dos en aquel banco mirándose como si se estuvieran enamorando por primera vez.

Desde que vi esa imagen hasta ahora solo han pasado tres horas, las suficientes para dejar de soñar, darle mil vueltas a la cabeza mientras hacia los ejercicios y prometerme que mañana hare todo lo posible para averiguar quién era ese tipo.

Ahora toca intentar descansar y planearlo todo para mañana.

Autor: Ant. V.

@NDDiciembre


CAPÍTULO 2: COMO SIEMPRE TARDE

Bueno a ver como os cuento yo que hoy se me hizo tarde.

Anoche tenía la sensación de que no se me haría nada tarde. Va ser que yo no tengo ese instinto que tienen las mujeres para algunas cosas, porque no se me ha podido hacer más tarde. Cuando abrí los ojos ya eran las ocho menos cuarto, es decir, tenía unos diez minutos para prepararme y cinco para correr como un loco hacia la puerta del instituto antes de que tocara esa sirena que te pone de los nervios o te alegra el día.

La verdad es que me ha dado tiempo a todo menos a cruzarme con mi vecina, pues ella está en otro edificio. Tenía expectativas de verla en el recreo pero fue imposible, mis amigos dijeron de quedarse todo el rato sentados en el mismo banco de todos los días para charlar de futbol. Lo peor de todo es que ellos no se dan cuenta de que las mayores alegrías y emociones las da una mujer si realmente te quiere.

Se termino el recreo y solo pensaba en que se pasaran las tres últimas horas de clase lo más rápidas posible para salir corriendo por la puerta sin meter la silla debajo de la mesa para no perder la costumbre.

Llego la última hora y me tocaba matemáticas, algo que hace que me duerma con facilidad. Soy de esos que también piensan que los problemas de matemáticas se deberían de encontrar ellos mismos las soluciones porque yo ya tengo los míos y el primero es no ser capaz de declararme a mi vecina.

Toco la sirena para irnos a casa, pero el profesor decidió ponerse entonces a mandar todos los ejercicios para el día siguiente. Cuando salí de clase ya solo quedaban unas pocas personas hablando en la puerta del instituto.

Pase de largo porque no conocía de nada a esa gente y me puse andar hacia mi casa con la gran fortuna de ver su andares de felicidad que no había podido ver en todo el día y aunque esta vez era de lejos, yo con eso ya tenía suficiente para llegar a casa con una gran sonrisa.

Como tenia ejercicios no he salió en toda la tarde de mi casa, bueno en realidad sí, pero solo para tomar un rato el aire en el banco que hay cerca de mi casa y desde el que se puede observar toda la calle.

Ya es de noche y a mi día no le ha pasado nada más interesante. Mañana será otro día igual o parecido, porque esto ya es una rutina constante en el que solo hay algunos días en los que pasan cosas espontaneas que hacen diferente los días y espero que mañana sea uno de esos días en los que surge o pasa algo inesperado.

Ya os dejo desde mi habitación de la que no he hablado aún de ella y es que tiene algunas cosas muy interesantes, una de ellas es que mi pared da a la suya de su habitación por lo que puedo saber que música le gusta y muchas cosas más.

Otro día hablare de todas las cosa que tiene esta habitación.

Autor: Ant. V.

@NDDiciembre

Espero que dejen algún comentario de cómo os está pareciendo la historia y cualquier otra cosa que queráis comentar.


CAPÍTULO 1: PRIMERA MADRUGADA DE OCTUBRE.

Hoy empieza Octubre, lo que significa que ya dejare de ver a mi vecina por las mañanas con camiseta de manga corta y ajustada que resalta las curvas de su cuerpo. Que poco me ha durado verla así y es que en verano se marcha a la playa, bueno más bien el padre me la roba y me la devuelve en septiembre tan morena que a veces me pregunto que si me la han cambiado por una gitana.

Pero no, no es así, sigue siendo la misma chica con su melena morena que le llega a media espalda y con andares de felicidad. Todo esto es lo que para mi le hace ser la chica de mi sueños y la que ha hecho que realmente me enamore por primera vez como nunca antes, pero eso sí, el problema es que aun no me he atrevido ni a decirle ni un buenos días.

Por la mañana estaré ante una de mis últimas oportunidades de atreverme de decirle aunque sea un buenos días, te puedo acompañar. Este es mi último año de instituto, de vivir en la misma calle que ella, de tenerla como vecina y es que el próximo año ya estaré en la universidad con un poco de suerte. A ella aun le quedara dos años por seguir en este mismo lugar pues está en cuarto de la E.S.O.

Ya son las tres de la mañana y yo sigo pensando en ella…

Tengo que empezar a intentar dormir o se me pegaran las sábanas, me tocara hacerlo todo corriendo para no llegar tarde una vez más. Lo que es aun peor de que se me haga tarde es que no la vería hasta la hora del recreo pasar desde lejos, eso teniendo un poco de suerte ya que el patio es tan grande que lo suelo comparar con el patio de una de esas cárceles americanas.

Pero bueno, todo lo anterior seria en el caso de que me quedara durmiendo. También es cierto que si madrugo estoy seguro que de tanta vergüenza que tendría de saber que me la voy a encontrar cogería y me esperaría en mi casa hasta que se me hiciera tarde o lo haría todo corriendo para ir delante de ella.

En ninguno de los dos casos tendría la oportunidad de cruzármela y así es imposible que aun con una voz muy pequeña yo le diga algo.

Ya voy a dormir y solo pido que mañana no se me haga tarde…

Autor: Ant. V.

@NDDiciembre

Me gustaría que dejaran comentarios para saber que les ha parecido y así yo seguir con un segundo capítulo.

Recordar que no se necesita poner un correo electrónico para comentar.

GRACIAS


LIBRO…

ULTIMAS OPORTUNIDADES

Así se llama el libro que estoy intentando escribir y del que cada cierto tiempo subiré un capitulo. El primero será en los próximos días.

Sera una historia protagonizada por un joven enamorado de una chica. Hay muchas historias de este estilo, pero para empezar por algo no está mal creo.

Es la primera vez que intento escribir un libro, así que los comentarios que vayáis dejando en cada capítulo principalmente en el primero hará o no que la historia continúe…

Autor: Ant. V.

@NDDiciembre